Zenobia

Contigo
colmé muchos anhelos
y se esfumaron
un sinfín de complejos.

Me recuerdo
presto a sorprender
a la luna naranja,
mirando sin ver la mar,
….la muerte.
En la inopia, en Babia.

Todo lo extrapolaba:
añoranza del infinito
juanramoniano;
Zenobia, pletórica,
brilla con luz propia.

Tú, sol y luna,
me has despojado de nostalgias:
explosión de amor
que hizo trizas mis sueños
de hojalata.

Llegaste a tiempo
y puse remedio
-lagarto en sol mayor-
culebreante por los entresijos
de la contradicción,
cuarto oscuro de la lógica:
amor sin contorno.

Y vamos juntos desgranando
el meollo de nuestra existencia,
tomando el puso a la vida,
conociendo a destellos
lo que se oculta
en la trastienda del mundo,
el misterio universal.

(Juan Ramón, trotamundo-extramundo,
pasea bajo el cielo azul de Moguer
con su burro).

("Malva".
Juan Rguez. de Tembleque)


VOLVER


devezencuento.webs.com