Tu son-risa

Mi barrio
ya no es mi barrio.
Las cañerías de mi casa
están a punto de reventar.

Volaron muchos pájaros
de mi huerto
y otros -migratorios-
nunca supieron estar
donde mi sombra
y mi cuento.

Todos, seguramente todos,
ignorantes en el Sueño antes,
aprendieron más de la vida que yo,
que me he quedado ensimismado
jugando en la arena
donde mis gaviotas.

Pero tú, compañero
de aventuras y lunas,
cuando más lo necesito
y menos lo espero,
dibujas de oreja a oreja
una sonrisa solar
cinco estrellas
que me saca de mí,
y en un pis-pas
me pone en la órbita
de la quintaesencia
felicidad.

A pesar del mundo.

("La noria de los sucesos". A Joaquín.
Juan Rguez. de Tembleque)


VOLVER


devezencuento.webs.com