La gaviota

Yo no sé por qué motivo
la gaviota es menos espiritual en verano,
menos gaviota que en las soledades de otoño
o en la indiferencia invernal.

Parece que demasiada luz
rebajase su condición mística
y que, como todo en verano,
olvidase su aplomo en el vuelo
en pos de una locura
que nunca termina de cuajar
en aventura.

("Verano y tú".
Juan Rguez. de Tembleque)


VOLVER


devezencuento.webs.com