La casa

Tengo la casa pintada,
la casa pensada, de blanco.
Y tiene un horizonte de barcos.
Por compañía tiene soles, gaviotas,
alguna sorpresa en luna.

Tengo proyectada en sueños
una casa encalada
que cuelga sobre un barranco
que da a una cala
con barca varada
que sueña un marengo.

Y tengo acumulados donde la imaginación
yo que sé de trastos en cada rincón;
chumberas, pitas y jeranios
ladera abajo hasta la playa.

Y abro en cada muro ventanas gigantes
para que te de el aire y te apetezca volar
…………….volar la mar.

Y el mar dale que te dale
del azul celeste de los días platos
al azul prusia
o al verde botella de los temporales,
trayéndonos caracolas, erizos, pescaito,
quien sabe…

Y tengo un recuerdo
en cada esquina que no se me olvida,
y un patio florido con jazmines
donde fluye, constante, agua cristalina
que resuena arábiga melodía.

Y tú tienes túnicas
de todos los colores
y sombreros de princesa
de alguna estrella.
Y escuchas mi música sin letras,
y piensas en los versos que te cuento
cuando vas al campo a coger moras
y violetas.

En la terraza proyecto dos gatos blancos
que, vivitos y coleando,
juegan con las madreselvas unas veces,
y otras, juegan a ser lagartos.

Y en la parte de atrás sueño con un huerto,
que colinde y a la vez nos separe del mundo,
donde poder cultivar suficiente amor
para que vega más gente a ésta, mi casa,
cerrada al odio y a los malos rollos,
pintada de blanco.

("Malva".
Juan Rguez. de Tembleque)


VOLVER A POEMÍAS


devezencuento.webs.com