La Historia


La Historia te da que pensar. El pensar te hace filosofar. La Filosofía te lleva a curiosear los orígenes. Los orígenes están más allá de la Prehistoria, punto de partida del ciclo inverso.
La Historia es siempre la misma historia: cíclica y pendular. Arriba, abajo, arriba, y vuelta a empezar. Las generaciones se repiten, las circunstancias y los sucesos también; por eso, a veces, es posible comprender e identificarse con el pasado, por muy remoto que sea y extraño que parezca.
La imaginación y el raciocinio del hombre son limitados. Inventa, olvida y reinventa de nuevo. Razona, pierde la razón y vuelve a razonar, siguiendo las mismas pautas, sobre lo que ya razonó. Es como rizar varias veces el rizo o marear otras tantas la perdiz. Si tiras persistentemente del hilo del ovillo, éste se reducirá a la nada y quedará esparcido en el espacio caprichosamente hasta que venga otro, lo recoja y, con la ayuda de un punto de apoyo y laboriosamente, lo vuelva a bobinar.


Juan Rodríguez de Tembleque, 1985

 

VOLVER

 

devezencuento.webs.com